Bailar ¿es eso lo que queréis? VI: Irrupción en la idea de Libertad – Del 21 al 28 de septiembre de 2017

Ha llegado el momento de lanzarse. Después del primer encuentro que celebramos en Granada en junio, el proyecto Bailar, ¿es eso lo que queréis…?  vuelve a ocupar el Centro José Guerrero. Los meses de verano han servido para dejar reposar algunas ideas y, con ellas, nuestros cuerpos. Ha sido un tiempo de maduración en el que se ha ido preparando este momento: antes de que el edificio vuelva a llenarse de exposiciones y obras, toca lanzar el cuerpo a la acción.

Un año más, el Centro José Guerrero abre la temporada con una actividad que enfatiza el carácter participativo de las artes, incluso en su lado más festivo. Si el año pasado fueron los videoclips y la relación entre música e imagen y el anterior la performance, en 2017 la protagonista es la danza. El Centro se ha propuesto como lugar de residencia temporal del proyecto Bailar, ¿es eso lo que queréis…?, que ha aceptado y va a ocupar sus espacios en suspensos entre la última exposición del curso anterior y la primera del que empieza, los va a ocupar con cuerpos, palabras y sonidos con la idea de generar una invitación al baile para todos, para el bailarín cualquiera.

¿Qué es lo que el cuerpo tiene que decir acerca de la libertad? O aún mejor: ¿qué es lo que el cuerpo que baila es capaz de revelar acerca del ejercicio de la libertad? Sabemos que vivimos un momento en el que nuestros movimientos están cada vez más controlados y limitados. Como señala André Lepecki “nada es dejado a solas mucho tiempo”. Ya bien sea a través de los sistemas clásicos de vigilancia o a través de los dispositivos de comunicación que se han convertido en una especie de prótesis de cuerpos y consciencias, casi siempre alguien puede saber lo que hacemos y dónde estamos. Como consecuencia, nuestra capacidad de movimiento fuera de los límites autorizados y establecidos se reduce sutilmente. Pero, sobre todo, nuestra imaginación coreográfica se empobrece poco a poco. Por eso, en respuesta a esta situación, vamos a continuar indagando en la cuestión de la libertad como un intento de afrontar la necesidad actual de ampliar y enriquecer nuestras capacidades de imaginar lo que nuestros cuerpos pueden llegar a hacer, mover y finalmente bailar.

En esta ocasión, el proyecto Bailar, ¿es eso lo que queréis…? se va a abrir al público en dos momentos distintos si no opuestos: un día y una noche. Entre ambos, estableceremos un campo de tensión que nos permita movernos entre el mandato y la libertad, entre la contracción y expansión, entre la actividad y el reposo y, finalmente, entre la luz y la oscuridad. Este lugar intermedio nos permitirá reflexionar acerca de las posibilidades que los dos momentos opuestos ofrecen para el cuerpo bailante, para los cuerpos que danzan y respiran un mismo aire.

La jornada diurna tendrá como principal cómplice al propio edificio del Centro José Guerrero. Vacío de obra, liberado de sus obligaciones de “mostrar”, vamos a acercarnos al edificio como un cuerpo que tiene la capacidad de acoger dentro de sí otros cuerpos, los nuestros. La arquitectura no son los muros sino los movimientos que dentro de ella se generan. Juntos, exploraremos las posibilidades de mover que nos ofrece este edificio en concreto. Pero, sobre todo, la arquitectura revelará su capacidad de suscitar una coreografía compartida que hará aparecer y desaparecer presencias bailantes, sonoras y siempre carnales.

Por su parte, la jornada nocturna tendrá como aliada a la oscuridad. La noche, el tiempo que normalmente el centro permanece cerrado al público, será, por una vez, el momento de acoger a los visitantes. No habrá un recorrido preestablecido sino más bien un juego de invitaciones al baile y a la lectura. Cuerpos y voces crearán un entramado de simultaneidades y ritmos abiertos que cada cual podrá transitar libremente según su deseo o su estado.

En los dos casos se propone una temporalidad abierta, porque la idea es no convocar a una hora determinada ni imponer un recorrido fijo, aunque habrá momentos en que las acciones se secuenciarán más que en otros. El intento es el de dejar los tiempos y recorridos abiertos a los visitantes para que estos decidan dónde permanecer o no, cuando poner un principio o un final, hasta dónde acompañar, cuándo sumarse al baile, cuándo abandonarlo. Con ello se intenta evitar la idea del recorrido homogeneizado que obligue a ir todos a una: la gente se podrá acercar al Centro en diferentes momentos y experimentar distintos recorridos singulares y grupales.

Bailar ¿es eso lo que queréis?: irrupción en la idea de Libertad es un proyecto comisariado por Ana Buitrago, Elena Córdoba y Jaime Conde-Salazar, producido y acogido en esta ocasión por el Centro José Guerrero.

Abriremos las puertas al encuentro con el público en dos momentos:

El 27 de septiembre de 11 a 21.30h (aprox.).

El 28 de septiembre desde las 20.30h hasta las 2 de la madrugada del día siguiente.

 

Participan en este encuentro: Paz Rojo, Sandra Gómez, Lola Jiménez, Mónica Francés, Pepón Prades, Serafín Mesa, Laura Vargas Vázquez, Helena Martos Ramírez, Laia Tafur, Mercedes García López, Cristina Quijera, Natividad Martín Rodríguez, Mar Giménez, Punk Buró y Angel Arias, Carlos Dal Verme, Antonio Luis Guillen, David Benito, Jaime Conde-Salazar, Elena Córdoba y Ana Buitrago.

Más información en el blog:

http://www.tea-tron.com/bailaresesoloquequereis/blog/

nota: la madrugada del 23 o del 24 de septiembre abriremos las puertas del Centro Guerrero a otra experiencia nocturna para leer y bailar, para respirar juntos (conspirar) en la noche. Una convocatoria que anunciaremos y conformaremos sobre la marcha y que es una invitación abierta a todo aquél que le interese esta tentativa de arrojar los cuerpos, sonidos y palabras a bailar en ese tiempo improductivo entre penumbras, a ese tiempo libre y del sueño.