Luis Gordillo. Confesión general