CARLOS LEÓN (Ceuta, 1948) forma parte de la generación de artistas que, desde los años setenta del pasado siglo, se interesó por los nuevos caminos de la abstracción pictórica y fue alcanzada por el efecto Guerrero. Así quedó patente con su participación en la muestra comisariada por Mariano Navarro en el Centro José Guerrero en 2006. Su obra ha tenido en el expresionismo abstracto un referente fundamental, ampliado con las revisiones y herencias que de él se han venido produciendo. Su ambición e intensidad le hicieron revivificar algunos elementos originarios (la gestualidad automatista que llega a Twombly, la implicación en el cuadro de todo el cuerpo a la manera de los action painters, la amplitud de los planos de Rothko o Newman) con un ímpetu y una apertura que lo han conducido a regiones inexploradas. Tras un largo y profundo camino de formación, Carlos León ha logrado una madurez en la que lleva más de una década instalado, produciendo una obra de plenitud. Este libro y la exposición que lo ha originado es buena muestra de ella, así como un homenaje que el pintor quiere tributar a su amigo y maestro José Guerrero.

 

  • Autor/es: Francisco Baena, Óscar Curieses y Carlos León
  • Edita: DIPUTACIÓN DE GRANADA. Centro José Guerrero.
  • 2018
  • Edición bilingüe español/inglés
  • 156 páginas páginas
  • 21,5 x 26,5 cm
  • Ilustrado en color
  • Rústica
  • 978-84-7807-616-1
  • 18 €